anfetaminas para bajar de peso

 

Toda la información que necesitas para saber por qué las anfetaminas se utilizan para bajar de peso.

Seguramente muchas veces habrás oído hablar de las anfetaminas para bajar de peso.  En este artículo te contaremos en qué consisten, cómo se utilizan y todos los aspectos de su consumo relacionado con los tratamientos para adelgazar.

 Anfetaminas Para Bajar De Peso | ¿Qué son  las anfetaminas?

Son sustancias que estimulan el sistema nervioso central. Se utilizan desde hace muchos años con diferentes finalidades.  Durante la Segunda Guerra Mundial, por ejemplo fueron administradas a las tropas aliadas para mejorar el rendimiento físico.  También se utilizan en el tratamiento de determinados desórdenes que requieren una mejora de la concentración como el Déficit de Atención, sobre todo en niños.

Pero sin dudas, el uso más extendido se ha dado entre las personas que deseaban adelgazar rápidamente.

¿Por qué tomar anfetaminas hace bajar de peso?

Las anfetaminas son drogas que actúan sobre el cerebro anulando la sensación de hambre.  De esta forma, una persona que toma pastillas con anfetaminas apenas prueba bocado ya se siente satisfecha y necesita muy pocos alimentos para sentirse plena.

Dado que el cuerpo no siente la fatiga, es posible mantener esta situación durante un período prolongado y así lograr una pérdida de kilos considerable a corto plazo. Pero si el consumo se vuelve excesivo, no tiene un buen control médico o crea dependencia adictiva es necesario plantearse el abandonarlo.

Efectos secundarios del consumo de anfetaminas

Como toda droga, su uso conlleva riesgos.  Los más frecuentes son:

  • – Aumento de la tensión arterial y el pulso cardíaco: esto es muy peligroso para pacientes con tendencia a la hipertensión o antecedentes cardiovasculares
  • – problemas para conciliar el sueño: algunas veces se utilizan en el tratamiento de las depresiones pero al estimular el estado de alerta acaban siendo contraproducentes y la persona no logra relajarse y descansar
  • – tendencia a crear adicción: suelen crear estados de dependencia difíciles de interrumpir
  • – cambios en el humor y en la conducta: sobre todo de estados anímicos negativos como la ira y la agresividad, ambos producidos por el exceso de actividad del sistema nervioso central.

Cuando es aconsejable utilizarlas

Solamente es aconsejable recurrir al uso de anfetaminas para bajar de peso cuando el médico lo considere necesario y oportuno. Bajo ningún concepto se deben comprar estas pastillas en el mercado negro, o sin receta.

Las consecuencias de la automedicación y de la falta de control médico podrían ser gravísimas, llegando incluso a ocasionar la muerte.

Contraindicaciones de las anfetaminas

Estas sustancias nunca deben ser consumidas ni por mujeres embarazadas o en período de lactancia, ni por personas con problemas cardíacos, hipertensos o que tengan glaucoma.

Antes de realizar un tratamiento para bajar de peso basado en el consumo de anfetaminas es necesario realizarse análisis médicos para comprobar si nuestro organismo puede tolerar el tratamiento y mantener al médico informado de cualquier cambio durante el mismo.