La brujería blanca te ayudará a mantener seducido y enamorado a ese hombre que tanto te gusta.

Atrae, seduce y enamora en poco tiempo con el poder de estos trucos que te enseñamos hoy. No esperes más, el poder para cambiar el presente está en tus manos.

Practicados durante generaciones, los hechizos para el amor nunca pierden efectividad. Date la oportunidad de comprobar sus resultados.

Brujeria Para Atraer A Un Hombre | Algunos Hechizos Efectivos

Hechizo de Afrodita: la diosa del amor ejerce su influencia para que el hombre que amas se acerque a tí.  Necesitarás dos velas rojas, dos velas blancas, sahumerios, aceite de rosas, un corazón rojo de cartulina y una bolsa con pétalos de rosas.

Rocía las velas con el aceite y enciéndelas, de forma alternada y de a una por vez:  primero una roja, luego una blanca, luego otra roja y por último otra vez una blanca.  Cuando hayas encendido la última vela escribe en la cartulina tu nombre y el de tu amado mientras repites el conjuro: “Afrodita, yo te invoco para que me envíes el verdadero amor.”

A continuación, rocía los pétalos que están dentro de la bolsa con unas gotas de aceite y guarda dentro el corazón rojo. Ponlo en un lugar seguro y entiérralo cuando se cumplan treinta días.

Maquillaje mágico:   Reemplaza el polvo de maquillaje que utilizas habitualmente por un puñado de canela en polvo y espárcelo con mucho cuidado, debes utilizar muy poca cantidad, en pómulos, muñecas y escote. Cada vez que lo utilices deberás estrenar una prenda íntima de color rojo, ya que esto aumenta la pasión.

Ritual de las siete velas:   Hará despertar la pasión del hombre. Debes elegir muy bien los colores ya que una combinación poco adecuada podría anular el efecto de atracción que buscas.  Utiliza dos velas rojas que son las que avivan la llama de la pasión y el deseo sexual, dos blancas que representan la pureza de sentimientos, dos rosadas para la protección de la pareja y una plateada para ahuyentar las malas vibraciones.

Enciéndelas en un ambiente relajado, mejor al anochecer y no dejes que se consuman solas pero tampoco las soples, apágalas suavemente con ayuda de un instrumento apagavelas.

Conjuro de amor líquido universal:  Escribe en un papel tu nombre y el de la otra persona.  Dóblalo por la mitad y sumérgelo en un vaso con agua mientras dices: ” Te abrazo con mi corazón como el agua abraza a este papel en comunión con el universo para que nunca nos separemos.”

Lazo apasionado: Escribe en una cinta roja ancha de unos 20 cm de largo el nombre de tu amado y la palabra AMOR.  Atalo a tu muñeca izquierda con la parte escrita hacia adentro y no te lo quites por ningún motivo. El lazo se debe cortar solo.

Esta brujería es tradicional para atraer y enamorar profundamente a un hombre.

Como Hacer Brujeria Para Enamorar A Un Hombre | Rituales que enamoran

Ritual del membrillo: Se comienza un viernes por la tarde.  Coloca un trozo de carne de membrillo en un plato y rodéalo de tres velas: una roja, una rosada y una blanca. Haz un corte en el membrillo y rellénalo con una cucharada de miel de romero.  Deja las velas arder.

A la mañana siguiente come tres cucharadas de ese membrillo con miel. Guarda lo que haya sobrado envuelto en un trozo de papel blanco y el lunes tíralo a la basura.

Ritual de limón: Solamente necesitas 3 limones verdes y una copa de cristal.  Los limones deben ser pequeños como para caber dentro de la copa y estar verdes, porque es el color de la esperanza y la felicidad.

Coloca los limones dentro de la copa y vigila que mantengan el verdor; en cuanto se pongan amarillos debes reemplazarlos de inmediato por otros nuevos y así mantenerlos siempre frescos. Apoya la copa en una mesa o altar y perfuma con incienso.

Brujería con pétalos de rosas:   Necesitarás pétalos rojos, blancos y rosados, una vela roja, un trozo de tela o pañuelo rosado, sahumerio de rosas, una copa, un brasero y canela en polvo.

Coloca la tela rosada sobre una superficie.  Apoya la copa y rodéala con los pétalos.  Pon la vela a la derecha de la copa y el sahumerio a la izquierda y enciéndelos. Repite mientras se consumen: “con este conjuro de amor abro las puertas de mi corazón para que (dí su nombre) se enamore de mí como lo merezco”.

A la mañana siguiente, enciende el brasero y quema en él los pétalos junto con la canela.

La brujería para enamorar a un hombre eleva el espíritu y protege de pensamientos negativos.

Endulzamientos: Es necesario para sintonizar nuestras vibraciones energéticas con las de nuestro enamorado, por lo tanto será lo primero que hagamos.  Una forma sencilla de endulzar para provocar un acercamiento consiste en tallar los nombres de ambos en una vela, apoyarla sobre una base de pétalos de rosa con unas gotas de miel y cubrirla con un poco de canela y azúcar.

El resultado será más rápido si se hace en día viernes y con luna llena.

Abrecaminos: Cuando un bloqueo no nos permite concretar la relación que anhelamos, podemos utilizar algún ritual abrecaminos.  Utiliza velones rojos, los más gruesos que consigas, o fabrícalos tú con cera virgen e incienso.

Escribe los motivos que impiden la concreción del amor  en un papel y dóblalo al medio dos veces.  Coloca la vela encendida sobre un plato mientras visualizas cómo se destraba el problema.

Una vez que la vela haya iluminado tus manos y tu rostro, quema el papel y tira las cenizas.

Conjuro de estrellas:   Observarás el cielo en una noche limpia y elegirás una estrella determinada.  Memorizarás su ubicación. Sentada en el suelo, al aire libre, apoyarás un espejo en el suelo en el que se vea reflejada la estrella. Encima del espejo, colocarás una vela de color rosa, que simboliza el amor, y la encenderás.

Mientras arde la vela repetirás tres veces: “En el poder de las estrellas confío para que (decir el nombre de tu amado) se enamore de mí”. Deja que la vela se consuma y cuando esté casi agotada échale unas gotas de agua.  Luego deja que la cera se seque y deja el espejo debajo de tu almohada durante siete días.

La brujería blanca utiliza elementos de la naturaleza que suavizan y potencian los estados placenteros, por eso son tan apreciadas por las mujeres que desean enamorar a un hombre.