consejos para bajar de peso saludablemente

Si te interesa bajar de peso y hacerlo saludablemente, sin perder la vitalidad, estos consejos son para ti.

Son muchas las personas que a los pocos días de iniciar una dieta adelgazante comienzan a notar los efectos de las carencias nutricionales: fatiga ante el mínimo esfuerzo, falta de entusiasmo y desánimo, son factores que muchas veces hacen fracasar el intento por perder peso.

 Consejos Para Bajar De Peso Saludablemente | Lo que  Debes Tener En Cuenta

Si es esto lo que te está ocurriendo necesitas hacer cambios.  Esa dieta que estás haciendo no va a funcionar.  Y esto es así porque una dieta para perder peso no se puede basar en pasar hambre y dejar de incorporar nutrientes esenciales que nuestro organismo necesita para poder cumplir con todas sus funciones.

Una dieta saludable requiere de alimentos que aporten todos los nutrientes que necesitamos, ejercicio adecuado a nuestro estado físico y algún suplemento nutricional si nos hiciera falta.

Con estos consejos para bajar de peso saludablemente podrás convertir tu tratamiento en una experiencia placentera en la que combines alimentación sana con ejercicio físico y obtengas como resultado una sensación de vitalidad y plenitud totales.

Pon en práctica estos consejos desde ahora y disfruta de un cuerpo sano y vital.

 Desayuna como un rey, come como un príncipe y cena como un mendigo

Este viejo dicho se puede aplicar perfectamente aunque con algunas adaptaciones dependiendo del plan alimentario que hayas elegido.

Es muy importante que incluyas frutas en todas tus comidas y que hagas cuatro ó cinco comidas diarias.

En el desayuno puedes añadir cereales integrales o pan integral con aceite en lugar de mantequilla.  Reemplaza el azúcar por otro edulcorante y elige lácteos bajos en grasas pero haz de tu desayuno una fiesta de color y sabor; piensa que es la fuente de la que obtendrás energías para el resto del día.

Come despacio, saborea y mastica bien cada bocado: así se facilita la digestión y se evitan los gases y la hinchazón.

Da un paseo o camina aunque sea diez minutos después de cada comida.  El movimiento es un excelente aliado del funcionamiento de los intestinos. No saltees nunca comidas; aunque sea poca cantidad, es preferible una fruta antes que pasar muchas horas con el estómago vacío y darse luego un atracón con las consecuencias que supone.

Come porciones pequeñas, en platos pequeños

Las comidas que contienen harinas, como pastas, arroz o legumbres, siempre hazlas por la mañana.  La cena cuanto más liviana, mejor.  Una ensalada y un trozo pequeño de carne con una fruta son más que suficientes.

 Practica ejercicio a diario 

Puedes hacerlo en tu propia casa y aún estando en la cama. Descansa y aprende a relajarte.  El insomnio también afecta las funciones vitales y puede provocar aumento de colesterol y glucosa con el consiguiente aumento de peso.

Con estos consejos podrás bajar de peso saludablemente y sentirte lleno de energía desde el primer minuto del día.

Elige una dieta adecuada

Piensa que los milagros no existen.  Una dieta adecuada puede funcionar muy bien y para eso no es necesario ni el ayuno prolongado ni las dietas a base de un único producto.

Busca ayuda profesional desde el primer día para que evalúen tus condiciones de salud.  Evitarás riesgos innecesarios y ganarás mucho tiempo al no tener que cambiar unas dietas por otras.

Lleva un registro por escrito

Una libreta o agenda en la que anotes tu peso te estimulará a mantener la disciplina y no saltarte la dieta.  Anota también lo que has comido cada día y léelo por las noches.  Al cabo de una semana escribe cómo te sientes con los resultados alcanzados.

Plantéate objetivos reales

No se puede pretender bajar 10 kilos en una semana.  Pero sí 2 ó 3.  Ponte metas cortas, como por ejemplo, reducir el consumo de dulces.  A la semana siguiente, súmale otro objetivo y así sucesivamente hasta alcanzar una dieta modelo.

Acompaña tu alimentación con infusiones herbales

El aporte extra de agua es necesario para desintoxicar y ayudar en la digestión.  Pero además, las hierbas medicinales son un acompañamiento ideal en toda dieta.  Ayudan a quemar grasas, facilitan la digestión, colaboran en la eliminación de desechos e impurezas y , además , brindan un agradable momento de relax.

Utiliza suplementos dietarios

Son de venta libre y los puedes encontrar en farmacias o herbolarios. Están formulados con productos naturales y ayudan a perder peso reforzando la acción de las dietas.  Hay muchas variedades de suplementos para adelgazar: diuréticos, laxantes, digestivos, quemagrasas, etc…

Consulta con un especialista parta ver cuál es el más adecuado para tí.

Realiza una rutina diaria de ejercicios aeróbicos

Los deportes aeróbicos más habituales son el ciclismo, la natación o el patinaje.  También son muy recomendables ejercicios como correr, trotar, caminar, bailar o hacer gimnasia suave. Son los que permiten quemar calorías y grasas porque utilizan oxígeno.

Aunque no seas de las personas habituadas a practicar un deporte, siempre habrá algo que puedas hacer, incluso sin salir de casa, para bajar de peso rápidamente y sin necesidad de utilizar medicamentos.

La importancia de beber agua

El agua es la bebida natural por excelencia.  Necesitamos beber unos dos litros diarios para garantizar el buen funcionamiento y la hidratación de nuestro cuerpo.  Bebiendo agua en la medida necesaria eliminamos toxinas a través de la orina y facilitamos el funcionamiento intestinal previniendo el estreñimiento y la acumulación de residuos innecesarios que suman peso a nuestro cuerpo.

Eliminar los alimentos flatulentos

Los gases causan hinchazón y dolor y no permiten hacer una digestión adecuada.  Para esto es recomendable reducir el consumo de bebidas alcohólicas y de algunos alimentos que los causan como las legumbres, los alimentos con levadura y las coles (repollo, brócoli, coliflor y coles de Bruselas).

Utilizar condimentos naturales

Se pueden reemplazar la mayonesa y el ketchup por aliños o vinagretas mezclando aceite, vinagre y distintas especias, hierbas aromáticas o condimentos como por ejemplo: albahaca, ajo, perejil, mostaza, pimentón, cayena, etc…

Reducir el consumo de dulces

Son una de las principales fuentes de calorías y difíciles de digerir.  Además pueden hacer que aumente la glucosa en la sangre.  Para endulzar preparaciones existen productos naturales como la stevia o la canela en polvo que aportan sabor sin sumar calorías.

Baja el consumo de grasas

Los alimentos ricos en grasas aportan una gran cantidad de calorías y son de difícil digestión.  Además, las grasas que no se asimilan se depositan en los tejidos y son un factor de sobrepeso.

Una dieta rica en grasas nos puede provocar aumento del colesterol y la tensión arterial. Para cocinar siempre es preferible el aceite de oliva.

Realiza ejercicios

Por último, si aún te sigues preguntando ¿Cómo puedo bajar de peso naturalmente? recuerda que media hora diaria de ejercicio aeróbico ayuda a quemar grasas con absoluta efectividad.

Come más vegetales y frutas y menos carnes y harinas

Transforma la ensalada en tu plato principal.  Debe tener abundante cantidad de hojas verdes.  Puedes agregarle las proteínas en forma de pescado, pollo sin piel, pechuga de pavo o salmón ahumado y dos veces por semana huevo duro y aceitunas.  Este tipo de ensaladas reemplazan los platos de carne.

Utiliza productos integrales en lugar de refinados

Las harinas contienen hidratos de carbono que son muy calóricos.  Consume las de tipo integral que son menos refinadas y contienen toda la fibra.  Esta te ayudará a eliminar el exceso de calorías y grasas y a mantenerte en forma.  Además son muy beneficiosas para la salud intestinal evitando la hinchazón y el estreñimiento.

Evita los productos que contengan levadura porque causan muchos gases.

Bebe agua suficiente

Alrededor de 2 litros diarios es una buena cantidad.  Lleva una botella con agua cada vez que salgas a caminar o a trotar.  El agua hidrata, desintoxica y limpia el tubo digestivo y esto permite bajar de peso en menos tiempo porque los alimentos no se estancan y la digestión se hace más fácil.

Aprovecha los espacios

Reemplaza los ascensores por las escaleras.  Además de hacer ejercicio y mejorar la circulación te hará quemar calorías.

Descansa y reduce el estrés

El estrés influye directamente en la posibilidad de ganar peso.  Las personas muy nerviosas o excesivamente ansiosas pueden engordar aún bebiendo agua.  El deporte o cualquier actividad física son excelentes métodos para relajar el sistema nervioso y permitirnos un mejor descanso.

El insomnio también te puede hacer ganar peso.  Procura relajarte antes de ir a la cama y si no puedes aliviar la tensión ten en cuenta la posibilidad de una psicoterapia de apoyo.

Con estos métodos naturales lograrás que el esfuerzo por bajar de peso se vea recompensado en pocas semanas.

Reemplaza las harinas refinadas por las integrales

El pan blanco y todos los productos de panadería y pastelería que se preparan con harinas refinadas se pueden reemplazar por otros, elaborados con harina integral y sin levadura. El efecto más visible de esta medida es la desinflamación y también la eliminación de gases.

Las harinas integrales son muy ricas en fibras; esto facilitará la digestión y evitará la acumulación de toxinas dentro de tu organismo. La disminución de gases será evidente al quitarte la levadura y el gas de las bebidas.

Tus intestinos se normalizarán en tan solo un par de días.  Mejorará la frecuencia de las deposiciones y desaparecerá el estreñimiento.  Con esto conseguirás perder peso muy rápido.

Cocina más al vapor y al horno. Reduce las frituras y las salsas ya que el aceite al calentarse gana muchísimas calorías.

 Bebe agua en cantidad suficiente

Dos litros repartidos a lo largo del día te aportarán la cantidad necesaria para mantener hidratado tu cuerpo y ayudar a metabolizar los nutrientes que consumes.  El agua cumple una función de transporte muy importante porque permite eliminar toxinas a través de la orina y facilitar el deslizamiento del bolo alimenticio por el tubo digestivo y esto es muy importante cuando nuestro organismo necesita deshacerse de sustancias innecesarias.

Come varias veces al día

Lo ideal son cinco o seis ingestas diarias, en pequeñas cantidades.  No es aconsejable pasar demasiadas horas sin probar bocado, ya que esto predispone a problemas digestivos, hinchazón y la necesidad de darse atracones que luego resultan contraproducentes si queremos adelgazar.

También es un buen truco comer en platos de postre.  Recuerda que tu objetivo es reducir la cantidad de calorías. Como ves, no existe ningún obstáculo para que puedas bajar de peso rápido y sin la necesidad de hacer ejercicios.