La diabetes de tipo 2 es la más extendida en el mundo.  Una dieta adecuada puede mejorar notablemente la salud de las personas afectadas haciendo que reduzcan el consumo de medicamentos.

Las personas diagnosticadas con diabetes de tipo 2 saben que necesitan realizar un plan de alimentación que ayude a que su páncreas no se vea tan exigido.  La medicación que se les prescriba es importante para que los niveles de glucosa se mantengan estables, lo mismo que la insulina en caso de necesitarla.

Pero una dieta adecuada, personalizada y cumplida con disciplina, es la forma más sana y efectiva de controlar su enfermedad.

 Dieta Para Diabeticos Tipo 2 | ¿Por qué es necesaria una dieta?

La diabetes de tipo 2 consiste en una acumulación de glucosa en la sangre debida al mal funcionamiento del páncreas.

Los alimentos que ingerimos están compuestos por azúcares o hidratos de carbono, proteínas y grasas.  Los azúcares o hidratos de carbono son el combustible de nuestro organismo.  Para poder actuar necesitan pasar de la sangre a las células y esto lo hace posible una hormona fabricada por el páncreas llamada insulina.

Cuando el páncreas no produce suficiente insulina o el sistema inmunológico la destruye, se produce la diabetes de tipo 2.

Si evitamos los productos con alto contenido de azúcares refinados e hidratos de carbono, le estaremos haciendo un enorme favor a nuestro páncreas, ya que de esa forma no se agotará tan rápido y podrá producir insulina suficiente.  Si esto no alcanzara, hará falta medicación pero aún así la dieta sigue siendo indispensable.

La glucosa que no pasa a las células no se transforma en energía y la persona siente fatiga permanente; además, progresivamente, se produce el deterioro de otros órganos relacionados.  Comer correctamente permitirá que los niveles de glucosa no suban y así se pueda controlar la diabetes.

Por otra parte, el exceso de grasas también es un factor de riesgo.  Su acumulación es causa de colesterol e hipertensión arterial como también generadora de sobrepeso y posible causante de problemas circulatorios y cardiovasculares.

 Una dieta a medida

Es mejor que la dieta sea supervisada por un nutricionista y que se establezca una vez conocidos los valores de la glucemia.  También se puede ir revisando para modificarla según como vaya evolucionando la salud de cada persona.

Se pueden dar permisos ocasionales para consumir productos no recomendados cuando el control da resultados favorecedores y endurecer un poco más la dieta cuando haga falta.

Los productos más indicados en una dieta de estas características son: alimentos ricos en fibras, frutas (preferentemente rojas y cítricas), verduras crudas, harinas integrales, lácteos bajos en grasas, carnes magras y pescado azul.

Los que se deben evitar: sal, azúcar refinada, comidas rápidas, fritos, bebidas gaseosas.

De esta forma, las personas con diabetes de tipo 2 podrán disfrutar de una dieta sabrosa y nutritiva sin peligro para su salud.

Dietas Para La Diabetes Gestacional | Saber elegir es la clave

Si estás embarazada y te han diagnosticado diabetes gestacional, hay muchas cosas que puedes hacer para facilitar a tu organismo el control de esa diabetes y evitar complicaciones para tu futuro bebé.  Una dieta adecuada te permitirá mantenerte saludable evitando que suban tus niveles de glucosa.

Las mujeres embarazadas deben estar muy bien alimentadas para favorecer el desarrollo de su futuro hijo.  No deben faltarle nutrientes pero debe seleccionar con mucho cuidado y evitar los que sean perjudiciales.

 Una dieta saludable contiene:

Hidratos de carbono

Las harinas integrales son más saludables por su contenido en fibra.  Consume cereales integrales, salvado, avena y legumbres.  Evita los panes y galletas ricos en grasas.  Recuerda que ganar mucho peso no es conveniente en tu estado.

Frutas

Consúmelas diariamente y las que puedas cómelas con su cáscara.  De dos a cuatro piezas diarias es una cantidad razonable.  Las manzanas y los cítricos son las más indicadas.  Si prefieres beber jugos, no les agregues azúcar.

Verduras

Son una fuente importantísima de vitaminas y deben ser parte del menú diario.  Elige las que sean ricas en hierro como espinacas, brócoli, pimientos o zanahorias.  Prepáralas crudas en ensaladas, cocidas al vapor, aprovechando el líquido de su cocción en sopas o como más te gusten.

Proteínas

Elige cortes sin grasa y que puedas cocinar a la plancha o al horno.  Evita las frituras y recorta la grasa visible o la piel en el caso del pollo.  Aumenta el consumo de pescado.  Los lácteos y derivados es mejor que sean bajos en grasa.

Evita los dulces

Y recuerda que si padeces diabetes gestacional un buen nutricionista será quien mejor te pueda aconsejar en la confección de una dieta saludable.