Cuando la dieta y el ejercicio no son suficientes para mantener controlada la diabetes, se hace necesario introducir medicamentos orales.

En una primera etapa, el paciente recién diagnosticado puede intentar controlar sus niveles de glucosa mediante una dieta alimenticia adecuada y actividad física regular. Sin embargo, si los análisis realizados demuestran que no se han podido reducir esas cifras a valores aceptables será necesario que recurra a los fármacos orales.

Existen varios tipos de medicamentos que se presentan en forma de comprimidos cuyas propiedades permiten lograr una producción adecuada de insulina o una mejora en la respuesta del organismo para asimilarla.  Para establecer un tratamiento adecuado habrá que tener en cuenta estas pautas:

Tipo de diabetes

Los medicamentos orales se administran a pacientes con diabetes de tipo 2 por lo tanto no se recetarán a pacientes que sufran algún otro tipo de diabetes.

Control del propio paciente

Una o varias veces al día se medirá la glucosa en sangre para saber su estado y se registrarán los valores en una agenda.  Es aconsejable que lo realice en ayunas y después de cada comida durante varios días seguidos.  Este registro permitirá al médico conocer la evolución de la diabetes y establecer la dosis óptima de medicación.

Análisis de hemoglobina glucosilada

Es una prueba de sangre que se realiza trimestralmente y mide el promedio de los niveles de azúcar en la sangre de los últimos noventa días.  Con estos resultados se puede determinar cuál es el medicamento más apropiado y en qué dosis.

 Medicamentos Orales Para La Diabetes | Tipos de medicamentos

Biguanidas

 Actúan sobre el hígado para que produzca menos glucosa y ayudan a disminuir el colesterol.  Se ingiere junto con las comidas en la dosis que el médico indique, existiendo una variante que se libera más lentamente y se toma una sola vez al día.

Entre sus efectos secundarios más frecuentes están los malestares gastrointestinales y la fatiga.  Genéricamente se la conoce como Metformina.  Combinada con Gliburida potencia el descenso de la glucosa pero puede afectar al funcionamiento de los riñones.

Sulfonilúreas

Activan el funcionamiento del páncreas y la distribución de insulina por todas las células del organismo. Se recetan una o dos pastillas al día. Pueden provocar hipoglucemia y reacciones en la piel.

Las más utilizadas son Clorpropamida y Gliburida.

Inhibidores de alfa glucosidasas: Permiten un aumento en la producción de insulina después de las comidas.  Se conocen bajo los nombres de Sitagliptina o Saxagliptina y normalizan la hemoglobina glucosilada. Se pueden hacer hasta tres tomas diarias.

Tiazolidinedionas:  Ayuda a reducir los triglicéridos y disminuyen la resistencia a la insulina.  El más conocido es la Pioglitazona.   Puede inhibir la acción de los anticonceptivos.

Posibles combinaciones

 Es habitual encontrar medicamentos orales para la diabetes combinados. Por ejemplo la metformina se puede encontrar con cualquiera de los otros y aún con insulina pero su administración siempre tiene que estar bajo supervisión médica.

Medicamentos Para Diabetes Tipo 1 

 Los síntomas que una persona con diabetes tipo 1 puede tener son muy variados y esta variedad se puede saber según las fases de la diabetes. Los primeros síntomas de diabetes tipo 1, comúnmente son:

Tener mucha sed, orinar con mayor frecuencia, sentirse cansado, tener visión borrosa, perder la sensibilidad en los pies o tener cosquilleo en ellos, sentirse hambriento y perder peso sin consentimiento.

 Aunque los síntomas pueden variar en las personas, ya que además se pueden presentar otros síntomas como: Respiración profunda y rápida, boca y piel seca, tener la cara enrojecida, náuseas y vómitos, incapacidad para retener líquidos y dolor de estómago entre otros.

 El tratamiento para la diabetes debe de ser lo más rápido posible ya que es una enfermedad que empieza muy rápidamente a mostrar los síntomas graves como la disminución del estado de conciencia, nerviosismo, temblores y debilidad.

Así que antes de que estos síntomas se hagan cada vez más graves, es necesario que el poseedor de esta enfermedad  inicie una serie de cambios en su vida.  El primero es hacerse un chequeo médico cada semana hasta que tenga un buen control sobre su azúcar en la sangre.

Acudir al médico para que revise los resultados de glucemia, la cual es la medida de concentración de glucosa libre en la sangre, suero o plasma sanguíneo. Además, de que el médico examine la comida que consume a diario tanto como los refrigerios que injiere y la insulina que se le aplicara al paciente.

 Medicamento Diario

Al poseedor de diabetes se le debe de administrar diariamente insulina, la cual se inyecta generalmente debajo de la piel. En algunos casos, una bomba libera la insulina en forma continua.  Aunque también debemos de recordar que la insulina no viene en píldoras o pastillas y el médico debe de indicar la cantidad a inyectarse. Otra recomendación diaria es la dieta para diabéticos y el ejercicio.