Uno de los pilares básicos en el tratamiento de personas diabéticas e hipertensas consiste en realizar una dieta saludable. Estos son los elementos que se deben tener en cuenta a la hora de planificar nuestras comidas.

Recetas Para Diabeticos E Hipertensos  | Una cocina inteligente

Es muy importante mantener el peso controlado ya que la obesidad puede ser causa de estas y otras enfermedades.

A menos que tengamos indicadores elevados de presión arterial elevada o la diabetes esté descontrolada, no tendremos porqué eliminar alimentos de nuestro menú.

Con una buena educación nutricional podemos aprender a seleccionar qué es lo que más nos conviene consumir y qué productos es mejor restringir al mínimo.

 Alimentos no recomendados: sal, azúcar y grasas animales

Tres productos con los que la mejor estrategia consistirá en mantener una sana distancia.

En el caso de la sal, contiene sodio, que provoca el aumento de la tensión arterial .  No es necesario cocinar con sal y muchísimo menos añadirla a platos ya preparados, es mejor suprimirla y reemplazarla por otros condimentos como ajo o pimienta que saborizan sin riesgo.

También es importante incorporar potasio que es un hipotensor natural.  Algunos alimentos ricos en potasio son, por ejemplo, las legumbres, los pescados blancos y frutas como el plátano o banana.

El azúcar, y en especial el de refinería, es sumamente perjudicial para las personas diabéticas y la deben evitar junto con golosinas y preparados industriales ya que elevan muchísimo los niveles de glucosa en la sangre .

Con respecto a las grasas de origen animal, no podemos eliminarlas pero si tratar de comer pocas cantidades y ocasionalmente.  Lo mismo ocurre con las bebidas alcohólicas que hacen que las grasas se fijen a los tejidos tapándolos.

Alimentos Adecuados

Sin duda los menús más adecuados van a ser aquellos elaborados con alimentos naturales, poco condimentados y poco procesados.  Habrá que tener en cuenta la frecuencia:  es mucho mejor comer porciones pequeñas repartidas en cinco o seis comidas diarias que tener que pagar las consecuencias de excesos y platos demasiado abundantes.

Los platos de carne se pueden preparar con cortes magros, es decir, bajos en grasas.  La carne de pavo y los pescados blancos contienen estas cualidades y son ideales para personas que quieren perder peso y cuidar su colesterol.

Los lácteos descremados sustituyen a los enteros, la margarina a la mantequilla y las harinas integrales a las de refinería.

Las bebidas se pueden endulzar con stevia; una hierba que no tiene contraindicaciones y endulza como el azúcar; con ella se puede además cocinar.

En definitiva, son múltiples los recursos que nos da la gastronomía para crear nuevas recetas que favorezcan nuestra buena salud, de modo tal que el tener diabetes o la tensión elevada no sea  un obstáculo para disfrutar.

Dieta Para Diabeticos E Hipertensos  | La necesidad de establecer una dieta

La salud física es, la mayoría de las veces, el resultado de una alimentación correcta.  Necesitamos ingerir todo tipo de nutrientes, desde hidratos de carbono hasta fibras, pero en la medida adecuada, sin faltantes ni excesos.

Cuando se instala en nuestro cuerpo algún tipo de desorden de los conocidos como metabólicos, podemos colaborar al restablecimiento del equilibrio corrigiendo nuestros hábitos alimentarios.

 Alteraciones del metabolismo

La hipertensión  arterial o aumento de la presión y la diabetes (aumento de los niveles de glucosa en la sangre) suelen asociarse, ya que la primera puede dar lugar a la segunda.  En ambos casos, el metabolismo de la persona afectada está descontrolado y necesita equilibrarse.

Con una dieta adecuada, la hipertensión puede desaparecer. También la diabetes puede normalizarse comiendo los alimentos adecuados y evitando los perjudiciales.

 Hipertensión arterial y consumo de sal

El primer consejo que todo médico dará a una persona hipertensa es que deje de utilizar sal en las comidas. La sal de mesa contiene sodio y al consumirlo nuestra presión se eleva rápidamente.

Otros alimentos que contienen sodio son: las sopas concentradas, las anchoas y la salsa de soja. Para dar sabor es preferible utilizar ajo (que además es hipotensor), pimienta o hierbas aromáticas.

Los alimentos que contienen potasio ayudan a bajar la tensión. Son ricos en este mineral la banana, papas, acelgas, zanahorias y tomates.

 Dietas antidiabéticas

Las personas diabéticas tienen que estar especialmente atentas a sus hábitos de alimentación.  Si lo hacen pueden controlar su enfermedad y tener una vida prácticamente normal pero si se descuidan las consecuencias pueden llegar a ser muy graves.

Una dieta adecuada es la que permite controlar el exceso de azúcar en la sangre que se produce porque el páncreas no aporta insulina suficiente para que la glucosa llegue a los tejidos.

La glucosa proviene de los hidratos de carbono presentes en las harinas, dulces, golosinas, etc. Hay que reducir el consumo de alimentos que lo contienen y reemplazarlos por harinas integrales.

Es importantísimo bajar al mínimo el consumo de grasas y utilizar las “buenas”.  Esto se puede hacer con la carne, recurriendo a cortes magros, productos lácteos bajos en grasas y reemplazar la mantequilla por margarina.

 La fibra: un aliado indispensable

El consumo de fibras es fundamental ya que regula el funcionamiento del aparato digestivo mejorando el tránsito intestinal y evitando la obesidad.  Tienen alto contenido en fibras las frutas, verduras y los cereales integrales.

Otro componente importante en cualquier dieta, ya sea para hipertensos como para diabéticos, será comer cinco o seis veces al día, no comer cantidades demasiado abundantes y beber agua en lugar de gaseosas.